Hábitos de vida saludables

La buena salud es una de las cosas más importantes que una persona desee y pueda tener. La buena noticia es que la buena salud, o al menos gran parte de ella, está en manos de cada una de las personas. Se trata de desarrollar y mantener buenos hábitos, los cuales contribuyan a mantener tu buena salud.

Es posible que ya conozcas algunos de estos, pero siempre es bueno repasarlos a fin de asegurarte de estar cumpliendo con cada uno de ellos. ¿De cuáles se trata? ¿Cómo puedes hacerlos una costumbre en tu vida diaria? Veamos las respuestas a continuación.

Buenos hábitos en el hogar

Estando en casa es necesario seguir una serie de costumbres que contribuyan a tu buena salud y también la de las demás personas que allí estén. Veamos en detalle cada una de estas en la siguiente lista.

Limpieza.

Esta es la más importante pues estar en un ambiente limpio contribuye a la buena salud. Y es que, entre otras cosas, permite evitar que sufras de alguna infección propia de la contaminación. Esto incluye la limpieza interior y la de los alrededores. También es importante colocar en recipientes adecuados la basura recolectada. Uno de los puntos de mayor relevancia en el caso de la limpieza interior es la eliminación del polvillo que se acumula en los objetos.

Higiene personal.

Nos basta con limpiar la casa y los alrededores, también debes mantener limpio tu cuerpo. Por eso es recomendable bañarse todos los días, y hacerlo de manera tal que se elimine todo el sudor y las toxinas que se pueden acumular en el cuerpo. Limpiar los dientes, oídos, manos y pies de forma correcta también es de suma importancia en esta lista.

Buena alimentación.

Es cierto que de vez en cuando provoca comer o beber algo diferente a la comida casera y, siempre y cuando sea muy de vez en cuando, eso no está mal. Pero no permitas que se convierta en una costumbre. Y al hablar de alimentación debemos destacar dos puntos.

  • Comida. La comida saludable contribuye a que tu cuerpo tenga las fuerzas suficientes para afrontar cualquier enfermedad que pueda presentarse. Asegúrate de comer balanceado y que los ingredientes usados estén en buen estado.
  • Bebidas. Evita los excesos en el caso de bebidas procesadas o alcohólicas. Estas pueden fácilmente dañar tu salud. En su lugar, bebe suficiente agua durante cada día y además, aprovecha las bebidas naturales a base de frutas.

Puede interesarte este tema: Nuevos Hábitos alimenticios, como lograrlo?

Dormir el tiempo suficiente

Es cierto que hay muchísimas cosas por hacer en el día a día y puede ser que al llegar la noche aun no hayas concluido todas las actividades. En ese caso, lo mejor es que no sacrifiques las horas de sueño por terminarlas. Claro, pudiera ser que de vez en cuando tomes la decisión de acostarte un poco más tarde que de costumbre, eso no está mal, pero no lo conviertas en un hábito.

Algo que puede ayudarte en este campo es hacer una lista de las cosas pendientes por hacer e ir eliminando cada una de las que realices. Si son muchas, en lugar de intentar hacer todo durante un solo día, es mejor planteártelas como una tarea a realizar durante toda la semana.

Eso te permitirá dormir el tiempo suficiente para que tu cuerpo recupere toda la energía perdida durante el día. De no hacerlo, poco a poco afectarás tu capacidad para conciliar el sueño o estar activo durante la jornada diurna.

Los consejos antes mencionados también aplican para el ámbito laboral. No es buena idea sacrificar las horas de sueño por culminar un trabajo. Claro, debes ser razonable pues podría ser que de vez en cuando no te quede otra opción.

Planificación

Hace un momento señalábamos que podías hacer una lista de las cosas por hacer en el hogar o el trabajo a fin de no usar el horario destinado para el sueño. Pues bien, este punto tiene mucha relación con esa idea. Se trata de planificar todas las actividades del día.

Es cierto que no podrás controlar todo lo que pase, pero esa planificación permitirá llevar el control de las actividades al mayor grado posible. Esto a su vez ayuda a reducir el estrés propio de dejar todo a la casualidad y que luego no sepas que como hacer.

Dedicarte tiempo

Es importante que tengas el hábito de dedicarte algo de tiempo para realizar algún hobby. Ya sea para leer un libro que te guste, ver tu programa de televisión favorito, pasear, o realizar cualquier otra actividad de tu preferencia. Puedes elegir un momento durante el día, o durante la semana, para hacerlo.

Sin importar lo que decidas hacer, y el tiempo que vayas a dedicarle a esa actividad personal, lo realmente relevante en este caso es que lo conviertas en una costumbre. Puedes tener la seguridad de que hacerlo te permitirá recuperar las fuerzas para afrontar con éxito las responsabilidades que tengas a tu cargo.

Hábitos que debes evitar

La lista de cosas por evitar sería interminable. Pero vamos a mencionarte solo 2. En la lista veras que cada una de ellas influirá de manera positiva siempre y cuando tomes en cuenta las sugerencias. Veamos de cuales se trata.

  • Vicios nocivos. Si algún hábito solo contribuye a disminuir tus fuerzas o daña alguna parte de tu cuerpo, es mejor que lo abandones. El que más resalta en esta lista es el fumar, pero también podemos incluir fácilmente el abuso del alcohol así como de otras sustancias dañinas.

Actitudes negativas. Reconocemos que es muy fácil decirlo, pero difícil de llevarlo a cabo. Los pensamientos negativos o las personas que solo están destacando las cosas negativas de la vida solo contribuyen a dañar tu salud en muchos sentidos, es por eso que lo mejor que puedes hacer es evitarlos al máximo posible sustituyéndolos por pensamientos positivos y personas positivas. Aparte de las personas, también debes incluir en esta lista los programas de televisión, programas de radio o cualquier otra cosa que no te ayude a mantener el positivismo en tu día a día.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here