No dormir bien, mira lo que te causa…

El buen dormir es para algunos, solo un sueño, y lamentablemente este es un problema que lo experimentan muchas personas; más de las que te puedes imaginar. Es probable que, si eso te pasa a ti, minimices los efectos o consecuencias, pero ojo, no se trata de algo a lo que deba dársele poca importancia.

Estar conscientes de lo que te causa la pérdida de sueño evitará que sufras algunas situaciones o incluso  te ayudará a cuidar tu salud ¿Por qué decimos esto?, ¿Cuáles son los peligros de no dormir bien? Además de estar al tanto de lo que te puede causar el no dormir bien, ¿Qué medidas puedes tomar para mejorar tu sueño?  Aquí encontrarás información  que sin duda te ayudará.

Qué significa no dormir bien

Cuando hablamos de no dormir bien nos referimos a la  disminución de la cantidad de horas  de sueño reparador que experimenta quien lo padece.  El cuerpo requiere de cierta cantidad de horas de sueño para sentirse bien, estas pueden variar según la edad. Y, si dormimos aunque sea una hora menos por cada noche,  esto puede representar un problema. Es importante tener en cuenta que si la pérdida de sueño no es frecuente,  aún así, puede tener un mal efecto en tu vida.

Para tener claro qué pérdida de sueño pudieras estar presentando, ten en cuenta la cantidad de horas que necesitamos dormir para tener un descanso reparador. En la siguiente lista podrás ubicarte según tu edad

  • Recién nacidos de 16 a 18 horas.
  • Niños antes de estar en edad de ir a la escuela unas 12 horas.
  • Niños en edad escolar 10 horas.
  • Adolescentes de 9 a 10 horas.
  • Adultos, incluyendo a adultos mayores 8 horas. En todas estas estamos incluyendo las horas que se duermen durante el día.

¿Qué pasa si no puedo dormir lo suficiente? ¿Acaso existen efectos negativos del mal dormir?

Ambas preguntas suelen ser recurrentes cuando tenemos problemas de sueño. Por ello le brindamos una respuesta muy condensada. El no dormir bien puede estar relacionado con accidentes de tránsitos, perder las amistades, tener problemas en el matrimonio y en el trabajo y hasta causarnos problemas serios de salud. De hecho,  podemos afirmar que es el  peor enemigo de la salud de algunas personas. 

Trae consigo agotamiento, estrés, ansiedad, desanimo y falta de energía. Está comprobado científicamente que el no dormir bien incrementa la producción de hormonas del estrés lo que a su vez debilita el sistema inmunológico, altera el apetito , incrementa la presión arterial y hasta la salud cardiovascular, sin dejar de mencionar la posibilidad de desarrollar diabetes, obesidad y mal funcionamiento de las capacidades cognitivas (habilidades como la planificación, y la forma de afrontar y solucionar los problemas), aparte de la constante irritabilidad en las personas.

¿Qué síntomas presento por no dormir lo suficiente?

En vista de los efectos que pudieran tener el no dormir lo suficiente, es importante detectar cuáles son los síntomas y realizar las recomendaciones y tratamientos que sean pertinentes.  He aquí algunos de ellos.  

  • Apnea del sueño. Se refiere al trastorno que dificulta la respiración y hasta hace que se detenga momentáneamente, puede durar desde 10 segundos hasta 3 minutos inclusive.  Esto puede ser gravemente peligroso porque puede suceder en cualquier momento. Por ejemplo, cuando la persona está dormida o incluso cuando está trabajando o manejando un automóvil.  Además, la apnea de sueño puede causar problemas hipertensivos y cardiovasculares. Para tratar la apnea del sueño de forma natural debes realizar ejercicio de forma regular,  cuidar la postura al dormir pero lo más recomendable sería consultar a un especialista, debido a que existen varios tratamientos disponibles que te pueden ayudar y, en casos más graves, se puede acceder a algunas cirugías.
  • Síndrome de Narcolepsia. Es un trastorno neurológico que se manifiesta por una incontrolable somnolencia en el día, que pudiera incluir alucinaciones.  Es normalmente acompañada por catalepsia, la cual se caracteriza por la debilidad de las rodillas que hace que la persona pierda las fuerzas en las piernas y se derrumbe.  La persona que la padece pareciera ser perezosa, lenta y le cuesta mantenerse despierta por prolongados lapsos de tiempo. Aunque hay varios tratamientos para ello, no es posible curarla totalmente.  Es muy importante realizar ajustes en el estilo de vida, lo cual implica evitar el café y el alcohol, hacer ejercicios y, muy importante, planificar siestas en ciertos períodos del día.
  • Síndrome de piernas inquietas. Se trata de un trastorno del sistema nervioso que se distingue por causar un movimiento irresistible de piernas,  lo cual impide poder dormir. Para ayudar a tratarlo es importante no tomar café ni bebidas alcohólicas, realizar masajes y hacer ejercicios.
  • Insomnio. Es la dificultad para conciliar el sueño o incluso para mantenerlo. Para tratarlo puedes tomar té de valeriana y de manzanilla. Utiliza la cama solo para dormir, crea un ambiente confortable, coloca música relajante.  Si no logras conciliar el sueño no te obligues, es el momento de leer, escuchar una música relajante o cualquier otra actividad que te pueda inducir al sueño.
  • Bruxismo. Es un trastorno que hace que se apriete o se rechine los dientes ocasionando un desgaste excesivo de los dientes. En este caso puede realizarse cirugía o tratamientos que ayuden a proteger los dientes.

Es imprescindible entender que no debemos dar por sentado el problema relacionado con la falta de un sueño reparador y que es un error tomar como alternativa el alcohol o bebidas calientes antes de ir a dormir para conciliar el sueño. Por tanto, si padeces de algunos de estos trastornos del sueño, es muy importante tomar las medidas necesarias en cada caso.

Por otro lado, existen una variedad de colchones que te permiten un descanso reparador, dentro de los cuales están los colchones de muelles, los colchones de látex, el colchón viscoelástico, los colchones de micromuelles ensacados y los colchones de espumador HR o de espuma.  Sin embargo, al momento de elegir cuál te conviene, es importante tomar en cuenta  varios factores, como por ejemplo, si te mueves mucho al dormir, si tienes alergias, si duermes solo o acompañado y así por el estilo.

Etiquetas

Comentarios sobre este